Saltar al contenido
Especies Marinas

Corales de mar

Corales de mar

Características de los corales

Los corales de mar son una especie de animal marino colonial, es decir, están formados por cientos o miles de individuos y pueden alcanzar grandes dimensiones a las que se le pueden denominar arrecifes.

Muchas veces se piensa que los corales son plantas marinas, sin embargo, es importante diferenciar que se trata de organismos vivos que tienen formas y colores muy diversas y llamativas.

Los corales se pueden clasificar en blandos y duros, dependiendo si tienen un esqueleto o no y dependiendo del tipo de coral, pueden llegar a vivir desde 3 meses hasta 30 años.

¿Dónde viven los corales?

Dado que su alimentación depende prácticamente de algas y plancton, por lo regular se encontrarán los corales a menos de 70 metros de profundidad y en aguas tropicales, sin embargo, existen algunos tipos de corales que no requieren alimentarse de algas y prefieren aguas más frías, por lo que será normal encontrarlos a mayor profundidad de la antes mencionada.

¿Qué comen los corales?

Los corales suelen alimentarse de pequeños peces y algas que atraparán gracias a los tentáculos que poseen, una vez que las presas sean capturadas, empezarán a contraerse para llevar el alimento hacia su estomago y realizar la digestión correspondiente.

¿Por qué el coral es un animal?

Si bien anteriormente se consideraba a los corales como una planta, un examen profundo de su composición reveló que contenían células animales, por lo que no se podían considerar como plantas, para ser más específicos todavía, un coral es una masa de animalitos a los cuales se les denominan pólipos.

Arrecifes de coral

Los arrecifes de coral, a los cuales se pueden referir como “las selvas de mar”, son las estructuras formadas por el carbonato de calcio que segregan los corales y representan el hábitat del 25% de todas las especies marinas conocidas por el hombre.

En los arrecifes de coral se pueden encontrar peces, crustáceos, equinodermos, esponjas y muchos animales más.

Los arrecifes de coral se encuentran en riesgo debido al cambio climático, ya que a pesar de ser estructuras muy grandes, también son muy frágiles y sensibles ante el cambio de temperatura en el agua.